Por: Jessica Tirado Camacho

 

 

La Escuela de Ingeniería en Agronomía cuenta con dos importantes laboratorios de prácticas, uno es el Centro de Investigación de Plantas Nativas donde los estudiantes tienen un acercamiento a la experimentación científica, y el otro es Centro de Innovación Tecnológica en Agricultura Protegida en el cual los estudiantes tienen un aprendizaje práctico en los invernaderos autosuficientes.

El Centro de Investigación de Plantas Nativas, se fundó en el año 2000,empezaron a trabajar en los campos de Cholula, y desde 2011 el laboratorio se ubica en Atlixco. Entre las actividades más importantes que se realizan en dicho lugar, se encuentran el rescate y estudio de las plantas nativas de Puebla, Guerrero, Estado de México, Oaxaca y Chiapas.

Actualmente en dicho Centro se realizan prioritariamente prácticas de propagación vegetativa. Este proceso consiste en aprovechar las mejores características de una variedad de planta y crear una nueva mejorada, con diferentes usos ornamentales e industriales. Las plantas con las que se trabaja en el Centro son las variedades creadas en laboratorio, cactáceas, plantas carnívoras y orquídeas, explica el Ingeniero Nicolás Álvarez Acevedo, encargado e integrante de base del laboratorio.

Las prácticas realizadas en este Centro permiten a los estudiantes entrar en contacto directo con experimentos de propagación in-vitro, mejoramiento genético y prácticas de injerto en frutales y plantas de la región; ell permitirá que como egresados estén mejor preparados.

El Centro de Innovación Tecnológica en Agricultura Protegida (CITAP), es el espacio compartido entre Agronomía y Zootecnia, en el que los alumnos tienen hortalizas de pepino y diferentes variedades de jitomate.

La inversión anual de la Universidad en los invernaderos autosuficientes se complementa con el esfuerzo de los alumnos, mismos que se hacen cargo de la siembra de las semillas, el cuidado día a día de las plantas en los huertos y las cosechas.

Los invernaderos se encuentran equipados para las diferentes necesidades del huerto que se desarrolla en su interior, por ejemplo, actualmente se tiene uno de pepino, que debe tener altas temperaturas durante el día y no perder calor durante la noche ya que la planta necesita esas condiciones climáticas para desarrollarse.

En el área del huerto de jitomate, además de las condiciones climáticas propias de un invernadero, se hace uso de insectos benéficos, ya que al ser un medio cerrado y totalmente controlado, es necesario introducir una colonia de abejorros para lograr una polinización rápida y eficaz de toda la producción, explica Emilio Tepoale Rojas, responsable del centro.

 

 

Las carreras que se benefician de estos laboratorios son: Biotecnología, Agronomía, Ambiental, Zootecnia, además de los talleres abiertos la comunidad UPAEP.

Lo más reciente

Etiquetas populares