El Laboratorio de Nutrición, llamado Unidad de Orientación Alimentaria, brinda servicio a los alumnos de la carrera de Nutrición tanto de la Licenciatura como del Posgrado en Nutrición Clínica, y a estudiantes de sexto semestre de Medicina. Este lugar tiene una capacidad de dieciocho a veinticinco alumnos, sin embargo, se procura que los grupos sean pequeños para que las clases sean lo más personalizadas, explica la Doctora Wendy López Gámez, Coordinadora del Área Básica de los Laboratorios de Fisiología, Coordinadora de la Unidad de Orientación Alimentaria, la Clínica Propedéutica y de las Salas de Gessell.

La Unidad de Orientación Alimentaria se crea hace cinco años, ya que previamente, la carrera de Nutrición compartía laboratorios con Medicina.. Con el paso del tiempo, UPAEP continúa invirtiendo en la carrera y se crea la Clínica de Nutrición como complemento a la formación de sus futuros egresados.

Lo primero que puede  observarse al entrar a la Unidad de Orientación Alimentaria, son las diferentes réplicas de alimentos que usan como material didáctico, que además de ser visualmente muy atractivas, los académicos han gestionado que sean lo más realistas posible tanto en porción, color y peso, ya que esto ayudará al alumno a explicarle al paciente cómo debe de ser una dieta equilibrada y cuáles son las porciones adecuadas. De esta forma, se cumple con una de las características esenciales de la creación de los laboratorios en la formación académica, que los estudiantes sean capaces de transformar el conocimiento abstracto aprendido en las aulas, en actividades concretas de su vida profesional.

Además, el laboratorio cuenta con otro tipo de equipo más sofisticado, como el caso de la báscula Tanita de dos polos, el cual es un aparato muy sensible que los estudiantes utilizan para hacer prácticas de medición de porcentaje de grasas, y agua en el paciente, tomando en cuenta si el paciente es atleta o completamente sedentario. Dicha máquina imprime los datos y con esto los alumnos son capaces diseñar y administras una dieta adecuada. Además, se cuenta con material básico como son estadímetros, tallimetros, básculas portátiles, Omrom o medidor de grasa corporal, material educativo para explicarles a los pacientes cómo deben llevar una dieta sana; complementa la Coordinadora Wendy López Gámez.

Las materias que se benefician del uso de este laboratorio son muy variadas, por ejemplo, una de las básicas es Introducción a la Nutrición, después conforme van avanzando en la carrera este laboratorio complementa la clase de Nutrición en condiciones patológicas, y más tarde, en su formación profesional, una de las materias más fuertes es Cálculo Dietético, donde los alumnos determinan cuántas calorías debe consumir una persona, dependiendo de sus características específicas ya sea adulto, pediátrico, en edad reproductiva o si está gestante, porque el aporte calórico para cada uno de ellos es distinto, así como los es con una persona atleta o completamente sedentaria.

Para los estudiantes y egresados de la Licenciatura en Nutrición, que nuestra casa de estudios invierta en este tipo de  laboratorio es muy importante, puesto que les permite tener acceso a equipo de última generación, por ejemplo el Bod pod, que es una esfera que mide el índice de grasas, agua y proteínas de un individuo atlético. Cabe señalar que en Puebla sólo hay dos lugares con este tipo de tecnología referida y UPAEP, es una de las pioneras en usarlo en un laboratorio de docencia.

En la comunidad universitaria este laboratorio ha tenido gran impacto, porque no solamente se enfoca en la práctica dentro del aula, sino que también lleva el conocimiento más allá de los muros de UPAEP, un ejemplo de esto es el trabajo de control nutricional en niños y ancianos que realizan los estudiantes de licenciatura en la materia Nutrición Comunitaria, en la cual el equipo de la Unidad de Orientación Alimentaria es llevado a áreas rurales como La Preciosita, una comunidad que UPAEP ha apoyado en diferentes rubros, y que se encuentra en la Sierra Nororiental del Estado de Puebla.

La proyección social que brinda este laboratorio además de servir a la Licenciatura en Nutrición en cuestión de certificaciones nacionales, es el lugar ideal para que los estudiantes pongan en práctica los valores de servicio a la comunidad propios de nuestra casa de estudios.

Otros beneficios del laboratorio son la realización de proyectos de investigación y la creación de artículos de divulgación que pueden ayudarles a la vida profesional futura, por ejemplo la investigación realizada por un equipo de posgrado: Control de triglicéridos y colesterol con aguamiel, ya que en la Unidad de Orientación Alimentaria se hicieron todas las determinaciones de glucosa, laboratorios y mediciones necesarias para la realización de la investigación.

El proyecto a futuro más ambicioso, por el momento es que la Clínica de Nutrición y la de Fisioterapia se cambien de instalaciones, migren a la parte posterior del edificio donde actualmente está la Unidad de Orientación Alimentaria, y por tanto este laboratorio crezca, creando un espacio de servicio integral, concluye la Doctora Wendy López Gámez.

Lo más reciente